Caso Gill: "Los Goette también son víctimas de la ineficiencia del Estado"

A las hijas del patrón de la familia desaparecida hace 21 años no les permiten acceder al expediente. Críticas de sus abogados a la investigación del caso Gill.

Provinciales 27/04/2023 Admin Admin
caso-gill-abogados-familia-goethejpg

Pasaron más de 21 años para que se conozca la versión de la familia que lleva un apellido con una carga simbólica muy pesada en torno al caso Gill, el de mayor trascendencia de la historia criminal reciente de la provincia de Entre Ríos. A través de sus abogados que dialogaron con UNO, las hijas de Alfonso Goette, expresan el malestar con su exclusión de la causa para conocer los motivos de los continuos allanamientos y excavaciones a sus propiedades, en los que se busca a la familia desaparecida. Aseguran que no hay pruebas, cuestionan al juez de Nogoyá Gustavo Acosta y a todo un proceso judicial de más de dos décadas que, aseguran, afectó a la familia Goette. “La Justicia hace allanamientos y se llena la boca hablando de una investigación que no encontró a nadie”, asegura Pedro Fontanetto D’Ángelo quien, junto a Germán Palomeque, patrocinan a las hermanas Goette aunque, hasta ahora, no les permitieron acceder al expediente.

Alfonso Goette fue el hombre siempre señalado por las autoridades como el posible responsable de la desaparición de la familia Gill en su estancia de Crucecitas Séptima. Hubo situaciones y comentarios que planteaban una sombra de sospecha sobre el patrón de la familia desaparecida, que no llegaron a ser indicios. Mucho menos hubo pruebas en su contra. El hombre murió en un accidente de tránsito en 2016. En los últimos años se sucedieron allanamientos y excavaciones en el campo La Candelaria, ante la hipótesis de que Mencho Gill, su esposa Margarita Gallegos y sus cuatro hijos fueron asesinados y enterrados allí. Todos los procedimientos resultaron negativos. En noviembre del año pasado, las hijas buscaron abogados “cansadas de estos atropellos, sobre todo infundados”, asegura Palomeque. Realizaron una presentación espontánea en la causa “para poder tener la posibilidad de conocer los motivos por los cuales tantos años se habían realizado excavaciones y esta persecución sobre todo más mediática que otra cosa sobre el padre y la familia. Se tomó plazos bíblicos para contestar, a fines de febrero de este año”, agregó.

La respuesta fue negativa. Por un lado, porque la causa se tramita con el antiguo Código Procesal Penal que no permitía el acceso al expediente a nadie hasta que sea indagado. Por otro, según la resolución de Acosta, porque Goette no fue ni imputado, ni procesado ni sospechado, solamente fue testigo.

familia-gilljpg

“Entonces, si a un testigo le allana un montón de veces el campo ¿de qué habla? ¿De que está haciendo una investigación seria? ¿O que en realidad la Justicia no está pudiendo darle una respuesta a una familia con seis personas desaparecidas? No hay que pedirles explicaciones a la familia Goette de qué pasó con los Gill. Es a los jueces que intervinieron en la causa, a la Justicia en general y a la Policía, que no pudieron resolver el caso. Porque un comisario Rossi sale en todos los medios provinciales y nacionales hablando de la investigación, y no encontró a nadie. Pasaron más de 20 años. Obviamente que acá las víctimas son los Gill, las hermanas Goette entienden el sufrimiento de esa familia que los busca, pero los Goette también son víctimas de la ineficiencia del Estado y de una persecución y de una instalación mediática y de un juez que no supo cómo resolver una causa”, cuestiona Fontanetto.

En la misma línea crítica, Palomeque apuntó: “Tanto este juez como el comisario que se ha autocolocado como héroe, el señor Rossi, que ha fracasado rotundamente en su función, lo han señalado a Goette en numerosas ocasiones. Se han hecho en el campo numerosos allanamientos y excavaciones los cuales la familia Goette siempre toleró, siempre estuvo a disposición, colaboró, algunos duraron nueve meses y nunca nadie hizo una queja. A tal punto que ese campo se volvió de explotación antieconómica, nadie lo quiere arrendar porque saben que en cualquier momento vienen con máquinas y lo dan vuelta entero. Y sin que haya elementos nuevos en el expediente. Reconocido por el propio juez que nos niega la intervención, porque en conversaciones informales nos reconoció que, sin tener elementos nuevos, mandaba a hacer allanamientos y para eso se necesita tener alguna noticia o evidencia. Acá se han hecho allanamientos que pareciera que son con la perspectiva de que se acerca un aniversario de la desaparición de la familia, para que parezca que estamos haciendo algo”.

Y al respecto agregó: “El juez estaría cometiendo un delito, estamos evaluando hacer alguna presentación, porque sería un abuso de autoridad, o por una vía administrativa. Ellos (por los Goette) sufrieron graves afrentas a su honor. Uno necesita saber qué hay en el expediente y por qué lo oculta. Porque en realidad no tiene nada. Se ha querido instalar que hubo testigos que estuvieron callados hasta que Goette murió, como que era el Chapo Guzmán, cuando era un chacarero que trabajaba, tenía su familia, que siempre tuvo excelente vínculo con todo el mundo, incluida la familia desaparecida”.

Acerca de los indicios por los cuales se avalan los allanamientos, Fontanetto dijo: “Muchos testimonios se dieron con posterioridad a que se ofreció una recompensa por información. Entre otras cosas, se le ha dado credibilidad a un vidente ¿Cuál es el valor científico, la seriedad para que un juez haga un allanamiento a una propiedad porque un vidente le marcó que ahí podía haber seis cuerpos? Es una barbaridad”.

oculto-el-pozo-agua-que-exploraron-foto-uno-juan-manuel-hernandez

“Lectura simplista”
Consultados si la familia Goette sufrió consecuencias, más allá de la causa, por sido señalado el padre por las desapariciones, respondieron: “Ellas y sus hijos, continuamente. La viuda de Goette tuvo innumerables señalamientos, cuestionamientos, cosas que llegan directa o indirectamente, los nietos han tenido episodios en la escuela. Se los acusa de algo gravísimo. Acá la víctima es la familia Gill, hay que encontrarlos, ojalá algún día se pueda saber algo”.

Y acerca de por qué se mantuvieron en silencio y no habían consultado con abogados durante tantos años, explicaron: “La gravedad de ese hecho fue la que hizo que la familia se mantenga tan pasiva a lo largo de tanto tiempo”.

Además, Fontanetto apuntó a la investigación: “Nunca jamás se barajaron otras hipótesis y otras líneas investigativas, cuando en la época en que ocurrió esto, en esos años, desapareció Fernanda Aguirre, el contador Abib, varios hechos de desapariciones de personas que nadie daba una explicación y la Policía y la Justicia ‘bien gracias’. Entonces acá a alguien se le ocurrió que como eran empleados de Goette, y Goette no se puso en el rol de investigador privado, dijeron que fue culpa suya”.

Palomeque se refirió a un indicio de los inicios de la causa: “Mencho Gill tenía un celular y entre los últimos llamados tenía uno a una escribanía en Córdoba. Eso puede abrir un montón de puertas y, sin embargo, no sabemos si eso se explotó o no”.

Una de las cuestiones por las que se apuntaba al estanciero fallecido hace seis años, era que tardó un par de meses en avisarles a los familiares de los Gill sobre su ausencia en el campo. Sobre este punto, los abogados dijeron: “No llegamos nosotros a tener contacto con Goethe. Pero eso no te hace culpable de seis homicidios”.

“Y hubo un montón de gente que tuvo contactos con ellos por otros motivos, compañeros de trabajo de la señora, familiares, vecinos, y el que fue a dar aviso es Goethe. Se hace una lectura muy simplista, pero hubo gente que también hubiera podido dar aviso antes y tampoco lo hicieron”, dijo Palomeque.

“Todos los cañones aportaron a Goette porque la historia era morbosa”, agregó Fontanetto.

Por último, los abogados insistieron: “No vamos a permitir un avasallamiento más contra la familia. Si quieren hacer un allanamiento, que esté justificado y argumentado. Ahora, por un vidente o un testigo que dijo que no se animó hablar y ahora sí. No, eso se terminó. Cualquier situación avasallante y por fuera de la garantías constitucionales nosotros vamos a ir hasta las últimas consecuencias, aún si es contra un funcionario”.

(Fuente: Diario UNO)

Te puede interesar
apfdigital_394191_tapa_24112023_175125

El ciclo lectivo 2024 se iniciará el 26 de febrero en Entre Ríos

Admin
Provinciales 25/11/2023

El Consejo General de Educación dio a conocer las fechas más relevantes del calendario escolar 2024, consensuadas con la próxima gestión. El ciclo lectivo empezará el lunes 26 de febrero para la educación obligatoria y tendrá 192 días de clases, cumpliendo nuevamente lo pautado a nivel federal

x_1700846678

Bordet confirmó que su gestión deja en marcha 230 obras públicas

Admin
Provinciales 25/11/2023

“Hemos comenzado y terminado en nuestra gestión durante estos cuatro años más de 400 obras y dejamos más de 230 en marcha”, destacó el gobernador Gustavo Bordet. Junto al intendente de Paraná, Adán Bahl, y la ministra de Gobierno, Rosario Romero, dejó habilitado el último tramo de avenida Zanni.

Lo más visto
428608419_782385087252159_8404539439381464444_n

Seguí - Se trabaja para la erradicación definitiva de los residuos sólidos urbanos

Admin
Locales 21/02/2024

En conjunto con la Secretaria de Ambiente de la Pcia de Entre Ríos, representada por Omar Molteni, el intendente Edgardo Müller y personal de las Áreas Municipales involucradas, trabajan en la elaboración de un proyecto para la erradicación definitiva de los residuos sólidos urbanos, que constituyen un grave problema ambiental dentro de nuestra ciudad.